El abrigo, ese gran desconocido.

El frío de estos últimos días me ha obligado a utilizar el último cartucho que tenía para enfrentarme al todavía perezoso otoño: mi abrigo.

Hace ya años que el clásico abrigo de caballero ha caído en desuso en beneficio de otro tipo de prendas para el frío como los “plumas” o las chaquetas enceradas tipo Barbuor. Sin embargo, yo todavía conservo el mío, es más, lo guardo en un lugar preferente dentro de mi armario.

De abrigos hay de muchos tipos, el British Warm Overcoat, el Crombie Coat, el Cover Coat o el Polo Coat. No obstante, el abrigo por excelencia, sólo es uno, el Chesterfield. Aunque puede ser cruzado, es el modelo de hilera sencilla de botones el más extendido. Sus colores más habituales son el azul, el beige o incluso el negro, siendo el de espiga gris de lana con el cuello de terciopelo negro el que mejor representa al Chesterfield.

Yo abogo por recuperar el abrigo para su uso diario, para su disfrute y para su contemplación, ya que algunos son, literalmente, una obra de arte.

20121121-200406.jpg

20121121-200424.jpg

Anuncios

Un comentario sobre “El abrigo, ese gran desconocido.

Agrega el tuyo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Crea un blog o un sitio web gratuitos con WordPress.com.

Subir ↑