Indumentaria Congresual para innovadores del sector público.

Se podría decir que me dedico profesionalmente a la “innovación”, mejor dicho, a la innovación pública – aunque parezca contradictorio en sus propios términos – pero sí, hay funcionarios cuyo trabajo consiste en buscar soluciones diferentes a problemas comunes intentando que éstas generen, además, cierto valor público en la sociedad.

Y lo mejor de todo es que esa gente se reúne – nos reunimos – de vez en cuando, en congresos/eventos/seminarios donde el mensaje que transmitimos está condicionado, para bien o para mal, y le pese a quien le pese, por la imagen que proyectamos, por la seguridad con la que hablamos o, más sencillo e injusto si queréis, por los zapatos que llevamos. 

De ahí que me haya tomado la licencia de traeros aquí algunas ideas que no son demasiado innovadoras, todo hay que decirlo, pero que podrán ayudar a más de uno cuando este fin de semana empiece a preparar su maleta de cara al Congreso NovaGob que celebraremos en Toledo la próxima semana, 

Image
Mr. Preppy, by Silbon

Primero: la corbata ya no se lleva, pero no ahora, sino desde hace ya unos diez años, y sé que muchos me crujirán por eso, pero los tiempos cambian y las formas lo hacen también precisamente para adaptarse a los mismos. Soy consciente de que en algún momento he pecado, y me he puesto una también (como por ejemplo AQUÍ), pero en mi caso os puedo asegurar que ha sido más por un tema de añoranza que por puro y simple postureo.

Segundo: el traje mola mucho, pero mejor dejarlo para las ceremonias. Y cuando me refiero a ceremonias me refiero a eventos de verdad, y no a Congresos donde a fin de cuentas los que hablamos allí nos conocemos todos y el formalismo debe ser lo más relajado posible, a ver si me entendéis. El traje es una pieza formal, hecha para ocasiones formales, y que debe llevarse SIEMPRE con corbata, porque sino, al final, lo convertimos en algo vulgar que deja de tener sentido. Pero si queréis ir un pelín más arreglados, que sé que a algunos le pueden las ganas, os recomiendo sustituir el traje por un conjunto de dos piezas, como los que os propone José María López-Galiacho en su Blog. 

Tercero: los zapatos son la clave, pero no solo en esto, sino en cualquier aspecto importante de la vida. Elige unos buenos zapatos y a la gente le dará igual lo que le cuentes porque ya nada más importará; elige unos buenos zapatos y te darás cuenta cómo automáticamente todas las miradas se dirigen hacia ellos; elige unos buenos zapatos y serás el dueño del mundo. Solo un par de detalles al respecto: primero, no existen “buenos zapatos” de 20 o 30 euros y, segundo, siempre es recomendable (además de molar mucho) hacer que combinen éstos con el cinturón, y creedme que es posible,  para muestra un botón AQUÍ.

Cuarto: el pantalón debería ser sport, de algodón, tipo chino, más bien estrecho y cortito, que deje ver el calcetín, que para eso se han inventado, y sino que se lo digan al Presidente de Canadá, Justin Trudeau. Si ya nos hemos dejado en casa la corbata y el traje (por pura coherecnia) no podemos pretender que el pantalón desentone con todo lo demás, así que nada de innovar en este tema chicos, que luego pasa lo que pasa.

Quinto: pocas bromas con la camisa, ésta debe ser tu prioridad, un punto fuerte en el que basarte, pero sobre ella ya os dije todo lo que sabía en un post que publiqué hace  justo un año, puedes leerlo AQUÍ. 

Sexto: la chaqueta es tu armadura, no te la vas a poder quitar, así que o la eliges bien o te sentirás completamente atrapado por ella. Y como muy bien dijo Carmen March, “me gusta la chaqueta clásica de sastrería inglesa, con tendencia a que quede estrecha, independientemente de la talla del hombre que la lleve puesta, considero que un hombre está mucho más favorecido con una chaqueta de buen corte y paño, muy entallada, tirando a corta y con un largo de manga que deje asomar el puño de la camisa”.

Séptimo y último: los sneakers son los grandes aliados del viaje. Yo siempre me los calzo cuando voy a coger el AVE o un avión porque combinan a la perfección comodidad y estilo por el mismo precio, ¿qué más se puede pedir? Tengo varias marcas y estilos pero todas son las zapatillas de las de siempre, vamos, lo que ahora viene a llamar se vintage, pero que en realidad no es más que modelos que nunca han dejado de llevarse, podéis comprobarlo AQUÍ. 

carmen_march_8271_620x.jpg
Carmen March, Vogue 2004.
Anuncios

Un comentario sobre “Indumentaria Congresual para innovadores del sector público.

Agrega el tuyo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Blog de WordPress.com.

Subir ↑